lunes, 18 de abril de 2011

PARA NO ENGORDAR


Investigaciones muy serias, realizadas en respetables universidades y publicadas en muy prestigiosas revistas científicas. La primera llegó a la conclusión de que las mujeres que menos engordaron en los 10 años que duró la investigación fueron las que no tenían pareja estable ni hijos.


Les seguían en el más exitoso mantenimiento de la línea las que tenían pareja pero no hijos y quedaban en tercer lugar las que tenían pareja y niños. Añádase a lo anterior que, para no engordar, viene bien el alcohol, pues otro estudio ha demostrado que las que toman alcohol, bien regularmente o bien ocasionalmente, engordan menos que las abstemias.


Y, preferentemente, vino tinto, añado, pues un tercer estudio, también muy serio, ha demostrado que las bebedoras de vino tinto tienen una mejor vida sexual. Todo lo anterior me parece una demostración de por qué los premios IG Nobel, los alternativos a los Nobel que premian las investigaciones más absurdas o divertidas, tienen tanta razón de ser.


Yo, que soy una fiel seguidora de tales premios, propongo la nominación de cualquiera de estos tres estudios para la próxima convocatoria. Pero más allá del divertimento, las citadas investigaciones me llevan a otra reflexión, sobre la obsesión social por la delgadez de las mujeres, la centralidad de su aspecto físico, que incluso provoca las más estúpidas investigaciones científicas.


Pues apuesto sin temor a equivocarme que los estudios sobre el peso de las mujeres superan ampliamente a los dedicados a los hombres. Por mucho que tales estudios reclamen objetivos médicos y de salud.


Al fin y al cabo, los valores predominantes influyen de forma decisiva en qué, cómo y a quién se investiga. Dice la profesora Carme García Ribas, experta en liderazgo, que el hombre teme al fracaso y la mujer, al rechazo. Lo que es cierto, pero cabe añadirle dos matizaciones. Es la sociedad la que impone lo que es fracaso en cada momento histórico, y respecto a las mujeres, el fracaso no es tanto el profesional sino el relacionado con sus obligaciones tradicionales.


Estar joven, bella y delgada, entre otras. La obligación de agradar o de triunfar, es lo mismo en las mujeres, a través del aspecto. Le exigencia de cumplir los cánones estéticos dominantes más que la de los logros profesionales. Bombardeadas por todos lados, hasta por las investigaciones científicas, por el ideal de la delgadez, cuanto más extrema mejor. Educadas para gustar y no para lograr.


P. D.: La profesora Maureen A. Murtaugh ha añadido con extremada seriedad, sobre la relación entre tener pareja y engordar, que se debe seguramente a la más activa vida social que comporta. Y es que en los restaurantes sirven la misma cantidad a un hombre fornido que a una mujer pequeña.

Si quieres estar delgada, no te cases y no tengas hijos. Y, además, bebe vino. Son tres recomendaciones absurdas derivadas de dos investigaciones, digamos que peculiares.


*Edurne Uriarte, Hoy mujer.com.

13 comentarios:

Lulux dijo...

:) lo unico que funciona es comer equilibardo y hacer ejercicio. Conozco mujeres que tienen sobrepeso , sin hijos , sin esposo y con mucho vino en el cuerpo ! ;)


saludos

SISTERS AND DRESSES dijo...

Lulux, si el tema ya no es ese, el tema es que hasta las investigaciones científicas nos quieren seguir machacando, por dios que se dediquen a investigar cosas mas importantes!!!

B*

Démo Forever dijo...

Me pregunto cómo de "científica" es esa investigación...

MERLUCY dijo...

Jajajajja!!! Desde luego hay científicos pa tó!!!
Bueno, este artículo sí que me ha encantado, pero supongo que tampoco podemos conformarnos con echar la culpa a la sociedad..., sino que, como parte de ella, tenemos que empezar a adoptar actitudes que cambien esos patrones, y sí que creo que lo estamos haciendo, aunque "a poquitos". Es un tema peliagudo, porque también entra en juego la salud, que estar como una espátula no es sano, pero estar obeso, en muchos casos, es peor...
Y si hay estudios científicos de este pelo...supongo que es por la inmensa cantidad de dinero que el canon de delgadez mueve en el mundo. Y mira, en este caso, me parece bueno lo que estáis haciendo algunos blogs de moda, al ofrecer una visión más "realista" que la de las revistas y la publicidad.
Me gustó leer el artículo. Gracias.

MOSCANA dijo...

mamina del alma...jajja! habra que darse al tintorro...pero en verano tendra que ser con casera pa que engordemos menos??jajja!

the healthy ghost dijo...

En fin, el caso es que a las mujeres no nos dejan en paz, y las más tiranas con nosotros somos nosotras mismas.
Un beso.

joshylola dijo...

Jajaja vaya estudios

almava dijo...

jajajjaaj yo en el unico que estoy es en el tercero y lo hago muy de vez en cuando jajajajajaj

Besitos, Maria

Stella M. Alonso dijo...

Exelente nota!!!!

Gracias por compartirla.

Martina dijo...

Es frustrante y da rabia ver como además de los medios de comunicación también los "científicos" andan haciendo estudios para que todas estemos en los huesos, en vez de ocuparse de cosas mas importantes, ¿PORQUÉ PARA SER BONITAS HAY QUE SER DELGADAS?

señora Allnut dijo...

juas, qué bueno, entonces para estar delgada lo mejor es no tener vida social, ni pareja, ni hijos, ni ná, no ir a restaurantes, y beber vino tinto (sola): debe ser que del muermo se te quitan las ganas de comer!!
Los estudios serían para reírse si no fuera porque tantas personas se toman el tema en serio y se juegan la salud!

besos

anita dijo...

Yo este fin de semana me atreví a pesarme en la báscula de casa de mamá, la que me ha visto pesarme los últimos diez años, desde que está ahí, vaya. Y vi un número que no había visto nunca, lo cual no me sorprendió, pues llevaba seis meses sin atreverme a subir. Me siento gilipollas por tener semejante obsesión por perder 5 kilos, pero la tengo. Y por cierto, me siento rebien por haber hecho hoy spinning y cenado piña. Tiene cojones...

Lorena dijo...

??!!!
Sin comentario sister !