miércoles, 13 de abril de 2011

LA MUERTE OCULTA


Libia, Afganistán, Somalia, Uganda, El Congo, Iraq. Tres docenas de guerras y conflictos rugientes ocurren en el mundo en estos instantes. Aunque en esos territorios lo más peligroso no es ser soldado. Sino mujer. En los últimos 50 años han muerto más mujeres por cuestión de su sexo que hombres en todas las batallas del siglo XX. Les presento a la violación en masa.

Pon a tus guerrilleros a violar a las niñas y mujeres de tu enemigo y aterrorizarás a toda la comunidad; ya no saldrán a por agua y comida, se contagiarán del virus del sida, tendrán los genitales tan destrozados que serán incapaces de quedarse embarazadas, serán rechazadas por sus maridos.

Haz que tus mercenarios guarden fila para penetrar salvajemente a las niñas de una aldea; se convertirán en soldados suicidas, convencidos de que la violación les protegerá en la batalla. Asesina a 50.000 mujeres en los campos de violación que el ejército serbio instaló en los Balcanes, y ningún Spielberg hará una película con el genocidio, ningún libro de historia contará tu drama, ningún organismo creará un movimiento internacional de simpatía hacia tu causa.

Aunque no hace falta que estés en una guerra. Abusa sexualmente de la hermana de tu competidor en la India y hazlo público, para que la vergüenza la obligue a suicidarse, marcando de paso a toda la familia. Contrata a un traficante chino para que robe a una niña que tú puedas esclavizar en casa y que, de paso, les sirva a tu marido y a tu hijo para calmar sus ardores sexuales.

Viola a la vecina etíope que tanto te gusta para que quede señalada y así su familia la casará contigo y por una módica dote porque ya no es virgen. Monta un puticlub en España, contrata a un traficante de personas para que te lo surta de mujeres y esclavízalas, como les sucede al 90% de las prostitutas. Uno de cada cuatro hombres ha pagado por ellas.

La violación es una de las armas de guerra más poderosas que existen para someter a las mujeres. No es líbido, ni lujuria, ni siquiera el orgasmo, lo que persiguen los violadores. Es humillación. Poder. Supremacía. Un arma de guerra que sólo desde 1994 está considerada un crimen por el Tribunal Penal Internacional. Aunque ese mismo tribunal muchas veces olvide incluirla en sus cargos contra los genocidas.

P. D.: Cada año, 40 millones de niñas y mujeres son violadas. Miles en Haití tras el terremoto. O en los Balcanes durante la guerra. En México, una cada cuatro minutos. La violencia sexual es la mayor causa de muerte femenina entre los 16 y 44 años. Si las víctimas fueran hombres ¿se tomaría más en serio?




Es una de las armas más poderosas y antiguas de los ejércitos. Pero también esa de la que ninguna milicia presume.


*Carme Chaparro-Hoy mujer.com

Leí este artículo el pasado viernes, y me puso los pelos de punta, desde luego no hay mas que añadir, te deja sin palabras. Y justo hoy Moscana hace esta entrada en su blog, y la verdad, muchos pocos hacen un mucho, nosotras hoy mismo aportaremos nuestro poco, espero que entre todos hagamos el mucho :)

7 comentarios:

Eli Vístete Que Vienen Curvas dijo...

MADRE MÍA... QUE BARBARIDAD... QUE HORROR... ES TERRIBLE EL MUNDO EN QUE VIVIMOS, NO SASBEMOS DE 1 CUARTA PARTE... QUE DESGRACIA..

ELI
http://vistetequevienencurvas.blogspot.com

The Vintage Dreams dijo...

Por Dios.... ¿Pero como esta la gente? Me horroriza pensar que todos compartimos la misma atmosfera, por que al leer esto parece que estn hablando de otro planeta....
Una vez acudi a una charla sobre violacion y el consejo principal fue "no gritar" es dificl pero es lo correcto y es que como mas gritas mas placer de humillacion le estas dando al barbaro que tienes encima. Parece mentira que estemos en este siglo, parece mentira que a dia de hoy los hombres no esten a nivel de la mujer, por que la mujer esta mucho mas por arriba, la mujer deja la barbarie a un lado para dialogar. El hombre usa lo unico que tiene contra ellas para humillarlas. Una vez lei un articulo sobre un chico de 15 añlos al que obligaron a violar a una mujer, avezes los violadores tambien son victimas de su propio sequito superior.

MOSCANA dijo...

Primero de todo muchisimas gracias de corazon.
Segundo, el articulo me ha puesto los pelos de punta. No es nada nuevo pero si durisimo leer tantos ejemplos juntos sobre la cruda realidad de muchas mujeres en el mundo.
Admiro a Carmen mi amiga, me admiro a mi misma por colaborar, y os admiro a vosotras por seguir la linea. Admiro a la gente que se implica (imposible es implicarse en todo, claro está) Admiro a carmen que apoya a estas mujeres de Benguela para que les sea posible un cobijo y una educacion en la que ella esta participando directamente como voluntaria y por encima de todo ADMIRO A TODAS LAS MUJERES CAPACES Y A LAS NO CAPACES DE LUCHAR. CONDENO A LOS DESTRUCTORES, porque el problema en muchos sitios no es "tener poco"(porque poco tienen las niñas con las que está carmen en Benguela y ella ve muchas sonrisas) sino que el verdadero problema como bien refleja este articulo es la cantidad de animales de dos patas que hay en el mundo. PIDO un poco de FORMACION Y EDUCACION PARA ESA GENTE ENFERMA. Algunas culturas andan todavia en la epoca del taparrabos!

Escribi a Carmen para comentarle lo del numero de cuenta(porque yo tampoco pude ingresarlo). Me dijo que me confundi al poner en el blog la parte de IBAN porque eso es para cuenta internacional(entendi) asi que la cuenta bancaria (Caixa Nova) es esta: 2080 0883 86 0040015239

Muchas, muchisimas gracias. La mas minima ayuda ya es AYUDA.

Un beso muy fuerte

Ana Mª

Gisela dijo...

bufff a mi tb me ha puesto los pelos de punta... q barbaridad por dios.... y que esto ocurra y no se diga nada... eso si es lo peor...

Deluxe dijo...

Me parece espeluznante, hay muchas injusticias en el mundo pero las mujeres no sé por qué siempre pagan por muchas de ellas.
Me parece una iniciativa muy buena esta que habéis tomado, vosotras por ponerla aquí y Moscana en su blog para ayudar a su amiga, por mi parte intentaré poner mi granito de arena, que como bien se dice muchos granitos hacen una montaña.

señora Allnut dijo...

indignante es la palabra que me ha venido a la mente, pero es poco para lo que me produce leer estas cosas; siempre igual, las mujeres son las que sufren la pobreza y la violencia, siempre, y son las que nunca son visibles, como si no fuesen enteramente personas, como si por ser mujer ya estuvieses marcada para el matadero, como ganado. Vamos, que indignación es poco!
besos

Lorena dijo...

Que triste realidad.
Y si, Sister yo también he quedado con los pelos de punta.