domingo, 23 de enero de 2011

SIN MIEDO AL CHIC

"Aunque vivimos en un país Mediterráneo, o sea, alegre, abierto, diría que incluso atrevido en según qué cuestiones y -me consta- preocupado por la imagen (aunque sólo sea por esa afición tan femenina y tan española a llenar las consultas y las cuentas corrientes de los mejores cirujanos plásticos del mundo), no deja de sorprenderme el recelo que se tiene en España, cuando se trata de vestir bien.
Y no me refiero a vestir correctamente, asignatura aprobada con nota, sino a dar un salto de estilo hacia el verdadero
chic, asunto para el que todavía encontramos las más diversas y, en general, absurdas excusas.
Las españolas a diferencia de las mujeres francesas, americanas o italianas, nos empeñamos en escudarnos tras una mal entendida comodidad para
eliminar de golpe de nuestro vestuario cualquier referencia a las estética y en muchas ocasiones también a la feminidad. Basta con clamar a lo cómodo para, en el mismo gesto, decir adiós a los tacones de aguja, por supuesto las plataformas, las sandalias de invierno, las faldas largas o las que son "demasiado" cortas, los pantalones al tobillo, los pitillo, las chaquetas estructuradas, los vestidos tubo, los abrigos de piel, el encaje... y un sinfín de buenas ideas que terminan desterradas sin siquiera haber empezado.
Me temo que es el momento de la segunda oportunidad: la nueva temporada se presenta soberbia y más
chic que nunca, y lo único que necesitas es querer. En este número de septiembre, el más grande del año, no te van a faltar propuestas; eso sí, hemos querido sustituir toda referencia a lo cómodo por su versión elegante, dejar de lado ese complejo de igualdad que siempre nos merodea para descubrir lo distinto que puede ser hasta un simple traje de chaqueta, y mostrarte el poder que te otorga un buen look. Sólo tienes que atreverte. Él sí que sabe de poder, looks y mujeres......"

*Yolanda Sacristán,
Vogue Septiembre 2008.

Os preguntareis a cuento de que viene rebuscar y encontrar este carta de la directora de Vogue del año 2008.
Ayer os contaba que estuvimos hablando de lo divino y lo humano, pues me acordé de este título: "
Sin miedo al chic", que yo también creo que se vive en España, y que hace que la mayoría de nuestros blogs favoritos sean extranjeros.
Pienso que a las mujeres en España todavía nos quedan muchos pasos que dar, y entre otros, es dar ese salto y dejar de escudarnos en esa igualdad, tan típica de la adolescencia, en la que nos sentimos seguras y empezar a dejar de pensar en ese
que dirán, tan típico español, al que tenemos tanto miedo.
Y comenzar a vestirnos teniendo en cuenta : nuestro presupuesto, las tiendas a nuestro alcance, nuestros gustos personales, lo que sabemos que nos favorece .... y no lo que se considera adecuado por el resto de los mortales.

Edito para incluir un punto de vista totalmente diferente e interesante: pinchad aquí


17 comentarios:

Beatriz G.P. dijo...

Cuanta verdad, cuanta razón, cuanto sentido común (q a veces es el menos común de los sentidos), cuanto nos queda por aprender a muchas mujeres y me incluyo. Vivo en un sitio pequeño y a veces me siento mal x llevar una camisa con un cinturón atado, las hunter sin sol o las UGG.. Aquí todo el mundo echa mano de la "comodidad" y dice adiós a vestirse mas o menos bien. Me ha gustado, de verdad! Que no cesen esas conversaciónes sobre lo divino y lo humano q dan xa mucho!
Besos preciosas!

http://monpetimoment.blogspot.com

señora Allnut dijo...

estoy completamente a favor de vestirse como a una le salga, de expresarse y no avergonzarse de lo que nos gusta o nos apetece ponernos!, y éso que vivo en un sitio pequeño y siempre se me queda mirando alguien, pero hay que vivir con ello!
Nada de reprimirse, venga esa expresividad y ese chic, y esa gran actitud!!
besos con encajes, pieles, boas de plumas y todo lo que haga falta!

Loca por tu Ropa dijo...

Pues mis blogs favoritos son españoles!! ;)
Besitos,
María

elescaparatefucsia dijo...

Que razón tienes!!!
Siempre estamos mirando a las demás para copiar a las demás aunque sepamos que esos tacones nos van a matar, esa falda nos va ha quedar apretada....

besitos

aitzi

Elena dijo...

Creo que en nuestro país, ya en nuestra zona geográfica ni te cuento, vivimos mucho de cara a la galería, al qué dirán, a que no me critiquen, a que me acepten, etc, etc, que muchas veces perdemos la esencia...

Artemisas' Project dijo...

Estoy completamente de acuerdo, y me atrevo a extrapolar la reflexión a la decoración de nuestros hogares, es que es tan práctico!! y qué? es feo de coj...
Arriba la belleza y lo bonito porqué es bonito y punto, sea cómodo o práctico!!!

Feliz semana chicas

M. dijo...

Amén!

G. dijo...

Completamente de acuerdo, creo que hay poco más que añadir, bueno sí que he aprendido que con la edad me importa cada vez menos el qué dirán.

Besitos y a por el chic!!

a mi aire dijo...

Se nota cuando vas a otros países que son más deshinibidos a la hora de vestir, es verdad que en España somos menos originales y menos atrevidos, pero imagino que es algo cultural y llevará un tiempo cambiarlo, si es que lo conseguimos.

Besos

Lynn dijo...

Cuanta razón tienes. Hace años estuve en Italia y sin llegar a las "mezclas imposibles" (que muchas están muy bien)su forma de vestir era mucho mejor que la española. En España aun queda mucho camino por recorrer y arriesgar en el mundo de la moda.

Bss.
http://melancora.blogspot.com

nee* dijo...

Sí y no. A ver, completamente de acuerdo en que muchas mujeres están tan interesadas en la practicidad que olvidan la estética y la elegancia femenina, cosa que no me permitiría nunca a mi misma.
Pero, por suerte, aquí se viste mucho mejor en general que en muchos otros países (alemania, austria, suiza, etc), obviamente no estamos al nivel de París o Milán, pero ni de coña lo cambiaría por la estética californiana (enseñar, puedas o no a toda costa y bajo bisturí).
Así que más que pedir atrevimiento, yo pediría sentido de la elegancia y la feminidad.
Totalmente de acuerdo con lo de la manía del bisturí, es una auténtica barbaridad, teniendo en cuenta que todo lo referente a perder volumen y peso se puede hacer a base de ejercicio y dieta, pero que se le va a hacer gustan las cosas fáciles xD.

chapeau por tu post de hoy!

Besos!

Démo Forever dijo...

Yo opino que todo esto que se describe en el artículo no es característico de los españoles, sino que es bastante unieversal.
Salirse de la norma, sea por la forma de vestirse o por cualquier otro motivo, siempre conlleva un precio, pero suele merecer la pena.
Besos.

LA MERLUZA HERMENÉUTICA dijo...

Siento estar totalmente en desacuerdo, me parece que la única frase acertada es la de nee* "más que pedir atrevimiento, yo pediría sentido de la elegancia y la feminidad" , aunque aquí habría que ver qué entendemos por feminidad claro...
No quiero poner la nota discordante con ánimo de ofender a nadie, y creo que entiendo a lo que os referís con lo del miedo a ser diferente y salirnos del uniforme y tal...pero me parece que el artículo del Vogue, pasa mucho de castaño oscuro.
En realidad quería daros las gracias por haberme brindado la oportunidad de reflexionar y opinar sobre un tema que me interesa y que tenía ganas de abordar, pero que no sabía por donde cogerlo.
Discrepo totalmente con el artículo y la mayoría de las opiniones, pero me alegra que los blogs no permitan esta discrepancia abierta. Como digo en el mío, a tenor de lo publicado en el vuestro, no entiendo el chic, ni de lejos, como esta señora lo describe, y conste que me encanta la ropa y la moda en cuanto estética (que no la moda sin más, ésa que nos uniforma y nos aborrega, y que está en contra de lo que entiendo por Chic).
Gracias de todos modos, y también un poquito..."perdón".

Belén dijo...

Sacar este tema ha sido estupendo. Yo me he visto sometida, sin en realidad estarlo a cumplir ciertas normas que no estaban escritas en ninguna parte, y desechar colores, accesorios o estilo determinados por ese "qué dirán". Poco a poco va diluyéndose el corsé...Besos

LA MERLUZA HERMENÉUTICA dijo...

Sí, desde luego lo de las bodas da para más de un estudio antropológico...¡¡¡ajajajajajaja!!!
Y también, claro está, sarna con gusto no pica...que oye, si una va feliz con sus sandalias bajo la nieve o con botas de piel al sol sevillano de Julio...pues ole ella!!! Si de lo que se trata es de ser feliz y estar a gusto con uno mismo. Pero que no me vengan con eso de que dar primacía a la comodidad supone enterrar la estética, y que no me vendan la moto de que lo chic, cool, elegante, estiloso...o como queramos llamarlo, es lo que sale en las revistas o lo que se ve sobre la pasarela, que además cambia con un abrir y cerrar de ojos...
Que no, que ser chic es mucho más y mucho menos que todo eso, al menos, mi idea de lo que es "chic". Y claro, no hay nada más contrario a eso, que renunciar a lo nos gusta por miedo al qué dirán...y no hablo sólo de la indumentaria, sino de una actitud ante casi todo.

Ella dijo...

Puede que sea cierto que en España todavía existe ese miedo a salirse de lo habitual. Pero no puedo por menos que sonreir cuando leo que las italianas son el ejemplo contrario. Desde que vivo en Roma, la forma de vestir de las españolas me parece, por comparación, tremendamente imaginativa, original, llena de ideas, etc etc. Un día tengo que hacer un post sobre la moda en este país, porque no os imaginais lo diferente que es la realidad de la idea que el resto del mundo tiene de Italia!

LA MERLUZA HERMENÉUTICA dijo...

Pues mira, de las italianas no tenía yo constancia, pero digo exactamente lo mismo desde el país galo... cuando voy al súper me acuerdo mucho del supuesto "buen gusto francés", y lo mismito me pasó en Alemania y en USA, pero eso quizá me lo esperaba más. Me gustó mucho, sin embargo, el estilo de Ámsterdam, y Londres la verdad es que sí que tiene su punto, pero que tampoco veo que Barcelona, Madrid, e incluso Córdoba o Bilbao, tengan demasiado que envidiarles. Hay mucho mito que desmontar, pero sí que es verdad que algunos sitios aún giran cabezas en cuanto sales de la norma.